Actualizaciones de WordPress

Cuando decidimos tener nuestro blog o página web WordPress alojado de manera independiente, en nuestro propio servidor web, debemos asumir una serie de responsabilidades.

Una de las más importantes es mantener actualizados los plugins y plantillas que utilizamos y por supuesto, el propio WordPress.

Esto es así porque, de no hacerlo, nos exponemos a ciertos peligros. Y es que las actualizaciones corrigen errores de todo tipo, la mayor parte de las veces funcionales o meramente estéticos, pero en ocasiones estos errores tienen que ver con la seguridad.

No debemos olvidar que tanto WordPress, como las plantillas y plugins, son en realidad programas informáticos, no muy diferentes de las aplicaciones que tenemos instaladas en nuestros ordenadores y dispositivos móviles. Además son de código abierto, lo que supone que cualquiera tiene acceso al mismo y localizar así posibles brechas de seguridad.

Al estar WordPress tan notablemente extendido, son muchos los hackers que buscan estas brechas para poder inyectar código y hacerse con el control del programa y del servidor donde éste se encuentra instalado. Pero esto no debe inquietarnos, dado que también son muchos los expertos en seguridad que revisan posibles puntos débiles para reforzarlos y mejorar así de manera constante nuestro CMS favorito.

A partir de la versión 3.7, las actualizaciones menores son automáticas en WordPress de manera predeterminada, lo que nos garantiza que no vamos a llegar tarde a aplicar ningún parche de seguridad. Y digo menores porque los cambios importantes siempre requieren de la aprobación del administrador del sitio.

La razón de esta aprobación manual está sobre todo, en la compatibilidad con plugins y temas. Y es que, si el corazón de WordPress es notablemente fiable y seguro, no ocurre lo mismo con plugins y plantillas. Esto es así porque los plugins y plantillas tienen procedencia y calidades muy diversas. Algunos se actualizan muy a menudo, mientras que otros son abandonados a su suerte por el desarrollador sin ningun tipo de garantía o soporte.

Este es uno de los mayores problemas cuando implementamos un sitio web basado en WordPress. Los plugins y plantillas gratuitos no suelen incluir ningún tipo de soporte ni garantía, por lo que debemos ser extremadamente cuidadosos a la hora de seleccionarlos e instalarlos.

A veces, las menos afortunadamente, el código desactualizado puede abrir un agujero de seguridad en nuestro sitio, pero muy a menudo el problema puede presentarse en forma de incompatibilidad con versiones nuevas de WordPress, provocando todo tipo de efectos indeseados. Y ello pese a que WordPress tiene merecida fama por su retrocompatibilidad, es decir, que suele respetar funciones obsoletas con el fin de evitar que estos plugins y plantillas dejen de funcionar de manera correcta.

Cuando aparece una nueva versión, ¿cuándo y cómo actualizar WordPress?:

WordPress advierte con un llamativo anuncio en la parte superior del panel de administración cada vez que aparece una nueva versión de su software, conminándonos a realizar la actualización lo antes posible. No obstante, por las razones expuestas, nos conviene llevar a cabo una serie de pasos para garantizarnos, en la medida de lo posible, que todo salga correctamente:

  • 1 Muy importante. Realiza una copia de seguridad, tanto de los archivos como de la base de datos. Mi manera favorita de realizar esta operación es mediante la opción correspondiente de cPanel, el programa que nos permite habitualmente gestionar nuestro servidor web. Una vez realizada esta operación, siempre tendremos la posibilidad de volver al estado inicial en caso de que algo salga mal.
  • 2 En este punto nos aseguramos de actualizar previamente todos los plugins. Tan fácil como ir al menú “plugins” seleccionar aquellos con actualizaciones pendientes, y elegir la opción “actualizar”.  Si en actualizaciones de WordPress anteriores, hemos tenido problemas con algún plugin, conviene hacer una consulta rápida a la página del plugin para comprobar si alguien ha tenido problemas con esta nueva versión. De ser así, será mejor esperar a que el problema se haya resuelto, o bien desactivar el plugin en cuestión antes de actualizar WordPress.
  • 3 Realizamos las mismas operaciones con las plantillas que tengamos instaladas. Ni que decir tiene que la más importante es aquella que tengamos en uso. En mi experiencia, las plantillas suelen dar menos problemas que los plugins en lo que a compatibilidad con nuevas versiones de WordPress se refiere, pero nunca está de más realizar las comprobaciones o consultas pertinentes.
  • 4 En este punto es cuando podemos actualizar WordPress con las mayores garantías. Fíjate que en ocasiones la versión en inglés suele estar disponible antes que la correspondiente a nuestro idioma. Como la espera suele ser corta, la mayor parte de las veces nos convendrá esperar a que nos aparezca la opción de la versión en español. Como seguramente habrás tenido ocasión de comprobar, el proceso de actualización no puede ser más simple: pulsar un par de botones siguiendo las indicaciones y listo.

Y tu, ¿respetas estos pasos antes de aplicar una actualización de WordPress?. ¿Has tenido problemas de compatibilidad o, peor aun, de seguridad por culpa de las actualizaciones?. Si tienes cualquier comentario al respecto, será más que bienvenido y si aun tuvieras alguna duda respecto al procedimiento de actualización de WordPress, estaré encantado de poder ayudarte.

 

Fuente: sinlios.com