¿Tanto ha cambiado el consumidor?

A la recurrente pregunta de ¿qué fue primero el huevo o la gallina? podríamos buscarle un símil con el consumidor y la comunicación 2.0. ¿Quién ha cambiado a quién? ¿Han sido los avances tecnológicos los que se han amoldado a las exigencias de los consumidores o viceversa? Pues podríamos contestar que un poco de las dos cosas.

El comercio y el consumidor.

EL CONSUMIDOR

Antes del boom de los grandes hipermercados la gente compraba en tiendas de barrio dónde el tendero ofrecía una cercanía y confianza al cliente que fue desapareciendo a medida que las grandes marcas se hacían hueco en barrios y ciudades. Con la llegada de Internet a las casas, los más aventurados empezaron a realizar algunas compras por Internet aprovechando la capacidad de globalización que ofrece la red de redes. Pero algo fallaba. La gente desconfiaba. La relación marca-cliente era más fría aún. Cada vez estaban más lejos uno del otro.

¿Cuál era el problema? Tic tac tic tac… ¡¡Eureka!! Pues sí, esa confianza y cercanía que ofrecía el tendero en una versión renovada. Y de esta situación se han dado cuenta las marcas y las empresas (algunas todavía son reticentes al cambio) que a través de los medios sociales y del diseño de páginas web vuelven a ofrecer lo que el consumidor demanda.

El consumidor de hoy en día quiere participar con sus opiniones, quiere saber qué, cómo y cuándo. Además quiere que se le tenga en cuenta y algo muy importante quiere una respuesta a sus dudas o recomendaciones (el famoso feedback). Además le importa lo que otros digan, se deja guiar por los comentarios de otros consumidores en las redes sociales, incluso le da más importancia que al propio producto o servicio.

LA COMUNICACIÓN 2.0

También podemos ponernos de la parte en la que la comunicación 2.0 ha cambiado los hábitos de los consumidores. Me explico. Fruto del ritmo de vida frenética en el que la sociedad se ha visto envuelta, la gente cada vez más, utiliza las redes sociales para relacionarse. Estas herramientas han abierto un nuevo mundo (el globalizado) en la forma de actuar y relacionarse de las personas, hasta el punto que ya no vale sólo interaccionar con nuestros amigos sino que nos han creado la necesidad de saber y conocer todo lo que sucede a nuestro alrededor.

Con la comunicación 2.0 no hay apenas “barreras” (o por lo menos muchas menos de las que había). Llegas hasta donde tú quieres llegar y eso ha puesto en bandeja la posibilidad de consumir a golpe de clic. Además te permite conocer marcas que hasta ahora no conocías, es decir te ofrece la posibilidad de “ser infiel” con la marca de toda la vida si verdaderamente no estás satisfecho, provocando que el cliente sea muy exigente con lo que busca.

Por lo tanto podemos decir que tanto la nueva era de la comunicación como el consumidor han sido claves en el cambio, ambos se han retroalimentado buscando el beneficio en común. Ha nacido un nuevo marketing para negocios que evoluciona a cada minuto, dejando lo de ayer en obsoleto ¿No creéis que es así?