Internet y la Nuevas Tecnologías suponen un enorme escaparate mundial para cualquier negocio. Sin embargo, destacar entre tanta competencia resulta excesivamente complicado. Un dossier de empresa puede ser la herramienta que te haga destacar en tu nicho de mercado. No desaproveches esta ocasión.

El dossier corporativo

¿Por qué es tan importante el dossier corporativo? Básicamente porque se trata de la imagen que das de tu compañía. Es el documento que va a servir para la presentación de la empresa, de manera pública y notoria.

En él vas a tener la oportunidad de ofrecer los datos más relevantes y atractivos de tu modelo de negocio. Su repercusión es tan evidente que, algunos directivos, prefieren elegir un tipo de dossier para cada público al que va dirigido: blogueros, periodistas, accionistas, clientes…

La presentación de la empresa

Veamos: presentación empresa. Dos palabras que ya te dan la idea sobre lo que quieres conseguir con tu dossier de empresa. La pregunta siguiente es: ¿cómo puedo llevarlo a cabo?

– Piensa en el público al que va dirigido. Un accionista deseará datos más sensibles sobre la marcha económica y los rendimientos de la compañía. Un blogger preferirá una información más ligera, amena y visual. Ofrece a cada sector los datos de su interés o la inversión resultará inútil.

Elimina datos que no aporten nada. Es muy importante que el dossier de empresa transmita lo que de verdad importa a quien va destinado. Aquí no caben elementos de relleno. Ve al grano. Es más fácil leer 10 páginas que 40.

– Resalta en tu dossier corporativo aquello que consideres de especial relevancia. Emplea frases cortas y fáciles de comprender.

– Un índice es fundamental para que el lector pueda localizar la información con rapidez.

– Si se trata de un informe con datos numéricos, ten mucho cuidado. Ofrece las cantidades más significativas y procura insertar gráficos. Una página llena de números no resulta muy agradable.

Cuida el estilo. Apuesta por la sencillez a la hora de hacer la presentación de tu empresa. No olvides adoptar un formato que puedas emplear de manera digital y en soporte de papel. El tamaño ideal es el de un folio. Resulta más cómodo, tanto para el manejo como para su lectura.

– El elemento visual. Fundamental. No puedes olvidar que estás transmitiendo la imagen de la empresa. Incluye tu logotipo y los colores de tu negocio. Utiliza fotografías de calidad, pero que no pesen mucho para la versión digital. Eso haría que la carga de tu página fuese más lenta

Por último, no olvides incluir en tu dossier de empresa enlaces a tu página web y a tus redes sociales. También será de utilidad una dirección de contacto con los departamentos más importantes de la compañía.

 

Guardar