Muchos de nosotros hemos comprobado, y sufrido, cómo una página web con bastantes imágenes se ralentizaba o, como un mensaje de correo electrónico con un powerpoint de fotos adjunto, parecía que no se iba a descargar nunca.

Un concepto y expresión que usamos al hablar de imágenes es el de tamaño. Este término puede ocasionar confusión ya que solemos emplearlo para cosas diferentes: normalmente decimos que una imagen tiene un tamaño de 13 x 18 cm o 1024 x 768 píxeles, pero también decimos que una imagen tiene un tamaño de 3 Mbytes. Este uso impreciso de la palabra no suele causar mayores problemas, pero para los objetivos del curso sí que es importante matizar, ya que son dos características diferentes de una imagen.

De esta forma, en este tema, cuando hablemos del tamaño nos referiremos sólo a las dimensiones de la imagen: 13 x 18 cm, 1024 x 768 píxeles; y cuando se hable del espacio que ocupa la imagen en el dispositivo de almacenamiento –disco, memoria…- (3 Mbytes o 149 Kbytes) lo definiremos como peso.

De esta manera, podemos decir que una imagen es:

  • Grande cuando tiene un tamaño igual o mayor a 1024×768 píxeles
  • Mediana cuando el tamaño va de 320×240 a 1024×768 píxeles
  • Pequeña cuando el tamaño es menor a 320×240 píxeles
  • Muy pequeña cuando es menor a 100×100 píxeles

O que es:

  • Pesada si tiene 1 MB o más
  • De peso mediano si va de 300KB a 1 MB
  • Ligera si su peso es menor de 300KB
  • Muy ligera si el peso es inferior a 100KB

Al reducir de peso las imágenes (de mapa de bits) hacemos que tengan menos bytes y, por tanto, que:

  • Ocupen menos espacio en un dispositivo de almacenamiento. Por ejemplo, el disco duro de un servidor de Internet acojerá más imágenes en un mismo espacio.
  • La transferencia de datos por una red sea más veloz, acelerando así la descarga de imágenes y la navegación por internet.

 

Mencionamos dos páginas web que os ayudarán a reducir y optimizar las imágenes de forma sencilla y rápida.